Acompáñanos en Facebook

terrenoblogger.co
Pin It

Widgets

Buscando a una esposa


A un grupo de estudiantes graduandos se les preguntó cuál era su mayor preocupación ese año (aunque la encuesta nunca ocurrió, las conclusiones son probablemente correctas). La mayoría de ellos respondió, "Tener suficientes créditos y buenas calificaciones". Aquellos que iban a una escuela graduada agregan los exámenes de entrada (GRE, MCAT, etc.) y aplicaciones de admisiones de escuela. Aquellos que esperaban encontrar puestos de trabajo, preparando un resumen. La Preocupación de estudiantes graduando de seminario: esposas.
Sin una esposa es poco probable que un graduado de seminario recibiese un nombramiento pastoral o la ordenación. Así, el esfuerzo mayor ese año pasado es encontrar una esposa. ¿Qué hace la mayoría  para encontrarlas? Lo hacen como hacen la mayoría de los hombres. Miran a ver cual les gusta (la lujuria es probablemente un factor) y luego a estudian para ver si ella es material para ser esposa de un Pastor. ¿Qué más necesita además de ser físicamente atractiva? Ella tiene que ser buena con los niños, o tocar piano u órgano. La idea es una mujer que apoyará apoya del Ministerio del joven. Por supuesto, buena reputación, comportamiento adecuado y código de vestimenta son una necesidad.
Así, mientras que estos estudiantes afirman que Dios los ha llamado a ser ministros, en otras palabras, confían en Dios con la decisión de carrera, a la hora de encontrar a una esposa, confían en sí mismos. Dios es bueno para la elección de una carrera, pero no para la elección de un cónyuge. ¿Esto suena inconsistente, no? ¿Si confío en Dios para lo que voy a hacer el resto de mi vida, no debería yo confiar en Él en cuanto a con quien pasaré el resto de mi vida?
Eligen a alguien como esposa para conseguir un trabajo. Piense en cómo esta mujer se sentirá cuando se de cuenta de que ella es sólo una entrada en un resume; una comodidad o conveniencia  necesaria. La prioridad es el trabajo, no ella. Es imposible convertirse en uno con alguien cuando su función principal es mejorar las posibilidades de conseguir un trabajo. ¿Cómo pueden enseñar estos hombres que "vivimos por fe y no por vista" cuando la vista es lo que usaron para buscar y decidirse un cónyuge?  Para que no creas que yo estoy siendo injusto, ¿a cuantos pastores han escuchado fanfarronear acerca de cuán atractiva era su esposa cuando la conoció a ella?  Y a cuantos han escuchado decir, "el Señor me reveló a mí, que ella era la escogida" (Mientras estoy señalando pastores, lo mismo ocurre lamentablemente con muchos hombres cristianos).
La historia triste de esto es que muchos ven a los pastores como sus modelos espirituales. Así, cuando es el momento de elegir a un conyugue, lo hacen igual que sus pastores, deciden por la vista quien se supone que sea su socio espiritual.  L a gente del mundo lo hacen del mismo modo. No debe sorprendernos que terminamos con el mismo tipo de estadísticas que tiene el mundo.
En la Biblia Dios nos muestra una forma diferente. "Sus caminos son superiores a los nuestra"(Isaiah 55:9). "Su estupidez es mayor que nuestra sabiduría" (1 Corinthians 1:25). La pareja más feliz en la Biblia confía en que la elección del Señor; y parecen no lamentarlo.  Algunos de estos matrimonios aparecen en nuestra lección.  En cada uno de estos matrimonios memorables (o "romances", como dice nuestro lección) hay un principio fundamental, que, si lo recibimos, trae curación, y la estabilidad a cada matrimonio.
Comencemos con Adán y Eva.  Comenzando en Génesis leemos: "… el Señor trajo [ a Eva] al hombre [Adán]." Esto no sugiere que uno puede irse a dormir y, a continuación, el Señor le traerá un esposa (o esposo) maravillosa(o) toda(o) lista(o) para ser suyo(a).  Aquí la idea de sentido común es que oren y pidan, confíen, y esperen a que el Señor los junte.  La lección de Adán y Eva es que el Señor Dios tiene un interés activo y personal en su vida. Deja que Él sea tu líder y tu unión matrimonial va ser duradera.
Creer que Dios te ama, es un primer paso importante.  Tú no puedes vivir si piensas que Él es injusto o cruel; creer la mentira de Satanás sobre Él es el camino seguro para dolor eterno.  Jesús comento sobre el matrimonio de Adán y Eva cuando dice, "lo que Dios unió, no que ningún hombre independiente" (MAT 19:6, NKJV). El "pegamento" que celebrará un matrimonio junto es su convicción, su fe, que "Dios nos ha Unido."  Dios es un amoroso Padre celestial que por encima de todo lo que tiene en mente es su verdadera felicidad; y en su infinita sabiduría ve y sabe que esa felicidad se encuentra con tu serle fiel a la "esposa [marido] de su juventud" (Mal. 2:14). La historia de la Biblia sobre el matrimonio desde el principio es el amor; Dios nos creo para amar y ser amados en una devoción que dura para siempre. Así pues, gracias, Adán y Eva, para esta lección de felicidad.
Isaac y Rebeca merecen al menos un pequeño comentario. No hubo ningunas citas en este matrimonio. Dios Les unió.  Abraham envió su siervo a buscar a una esposa desde la tierra de donde vino. El sirviente esencialmente oró por una mujer que no sólo sería hermosa, pero también industriosa y generoso. El Señor le llevó a esta mujer, y todos en su familia estaban de acuerdo de acuerdo en que el asunto era del Señor.  Por lo tanto, nuestra lección menciona esta pareja, el matrimonio más feliz que leemos acerca de la Biblia, que culmina en una visión tentadora de su amor duradero, cuando leemos, "[Isaac] amaba" (Gen 24:67). Como Adán y Eva ambos aceptaron que Dios los había puesto juntos.
Es lamentable que la lección no haga mención de Rut y Booz. Rut viene desde Moab con su suegra Noemí. Rut estaba convertida al Dios de Naomi y confíaba en Dios y Naomi. Dios recompensó su fe. Podemos suponer que ya que Booz fue el elegido de Ruth, Booz fue también un hombre de fe. De este matrimonio descendió el rey David y por supuesto, muchas generaciones más tarde José y María.
La historia de Oseas y Gomer es extraña, por lo menos. Dios le dice a Oseas que se case con una prostituta.  No obstante, la mujer desprecia a su marido. Sin embargo, Oseas no dejo de amarla. Y finalmente la ganó. Dios recompensó la fe de Oseas.
Tenemos estos bellos ejemplos de matrimonios juntados por el Señor. La cuestión es si permitirás al Señor a hacer por nosotros como lo hizo para ellos.  Mi oración es que sigamos los ejemplos de estas parejas que confía en Dios para juntarlos. 
Un comentario sobre la leccion 13 de Escuela Sabatica.

Comparte este articulo en las siguientes Redes Sociales:
Technorati Digg This Stumble Stumble Facebook Twitter
Full Adventistas Ministerios
Chat Adventista Full Adventistas: Reglas - No insultos, No mayúsculas, No Link, No emails. Consultas a los que estan de color blanco o color dorado.

Crea tu sala! Visitanos!

Google+ Followers

Pertenecemos

 

Blog Archive

En facebook

Puedes recibir un articula al dia:

Pedidos de Oracion

Lo mas reciente

| Full Adventistas © 2010. All Rights Reserved | Template Style by BloggerTricks.biz | Design by Mohammad Mustafa Ahmedzai | Back To Top |

Your Text Link Here