BIENVENID@S AL CHAT DE "FULL ADVENTISTAS RADIO"

Chat Adventista Full Adventistas: Reglas - No insultos, No mayúsculas, No Link, No emails. Consultas a los que estan de color blanco o color dorado.

Crea tu sala! Visitanos!

ESCRIBE TUS AGRADECIMIENTOS O PEDIDOS DE ORACIÓN

Los Heraldos del Rey

Biografía Sus primeros integrantes fueron los hermanos Lewis, Waldo y Wesley Crane, y el cantante de bajo Ray Turner, estudiantes universitarios que fundaron el cuarteto en la Southwestern Junior College (actual Southwestern Adventist University) de la ciudad de Keene, Texas. Son conocidos a nivel mundial por su nombre original en inglés The King´s Heralds, el cual adoptaron en el año 1937, luego de ser contratados por el evangelista adventista Harold M.S. Richards para participar en el programa radial Bible Tabernacle of the Air que éste conducía en la estación emisora KNX de Los Ángeles, California, desde 1929 y el cual pasó a denominarse, ocho años después, The Voice Of Prophecy (la Voz de la Profecía).
La experiencia y vocación radial del joven grupo ya tenía antecedentes, desde que el Pastor R.L. Benton contactó al cuarteto para que apoyara el ministerio en una transmisión que patrocinaba la Iglesia Adventista del Séptimo Día en la emisora KFPL de la ciudad de Waco, Texas, desde principios de los años treinta.
La popularidad del cuarteto crecía fuertemente en la medida en que el programa radial de Richards mejoraba su acogida entre el público y sus seguidores aumentaban. Por muchos años el programa abría su transmisión con el canto Lift Up The Trumpet (adaptada al español con el título Pronto vendrá), convirtiéndose ésta en la más universal de las interpretaciones del cuarteto. La presentación era seguida por el mensaje evangelístico de Richards, consistente en una lección de doctrina cristiana fielmente ceñida a los pasajes bíblicos, y alternada con la interpretación, por parte del grupo, de una variedad de himnos tradicionales y cantos A Cappella.
Por varias décadas el cuarteto fue considerado una entidad dependiente del programa radial, cumpliendo todas sus presentaciones dentro del ámbito de actividades realizadas por Richards y su equipo de producción, al que luego se incorporaron nuevos cantantes entre los que destacó la popular Del Delker. Esta dependencia permitió al grupo acompañar al evangelista en todas sus actividades misioneras, las que comprendían visitas a distintos puntos de Estados Unidos y a numerosos países del mundo, principalmente de Latinoamérica.
En 1982 el grupo se independizó del ministerio radial y pasó a denominarse The Heralds, aunque hasta la actualidad siguen siendo reconocidos como The King´s Heralds.
Actualmente el cuarteto cuenta como integrantes a Don Scroggs, Joel Borg, Russell Hospedales y Jeff Pearle.

Los heraldos del Rey un grupo muy antiguo, pero que su musica sigue vigente por el hermoso mensaje que tiene en cada una de sus canciones, este disco en si me encanta, asi que se los dejo para que lo escuchen, ellos tienen una trayectoria de mas de 50 años con mas de 50 discos y presentaciones por todo el mundo.


El homicida de las almas


Marcos 9:22 Y muchas veces le echa en el fuego y en aguas, para matarle; mas, si puedes algo, ayúdanos, teniendo misericordia de nosotros.

En los tiempos de Jesús había varias manifestaciones de espíritus demoníacos en las personas, las cuales sufrían grandes tormentos. En un caso un desesperado padre trae a Jesús, su hijo que tenía un espíritu que lo inducía al suicidio, ya que algunas veces trataba de ahogarlo tirándolo al agua; y otras veces tirándolo en algún fuego que ardiera, para quemarlo.

Nada mejor que este suceso para ilustrar cual es la intención del diablo con esta humanidad: Destruirla.

La Biblia nos dice que Satanás desde el principio ha sido y es un homicida de la humanidad. (Juan 8:44) Este homicida de las almas se vale de mil engaños para llevar a las personas a su destrucción. Si bien muchas veces puede poseer el espíritu directamente (como en el caso de esta historia Bíblica.) la mayoría de las veces en que no puede, influye en las mentes humanas con pensamientos de autodestrucción.

El ser humano en su estado de pecado ya tiene una influencia al mal que le es propia, y como si esto fuera poco, muchas veces (no en todas) el Diablo también influye con sus designios malignos. Tiene miles de demonios a su disposición los cuales viajan a la velocidad de la luz llevando pensamientos destructivos de una mente a otra. Como “un cartero” del mundo de las tinieblas, visitan los domicilios mentales dejando sus cartas de muerte.

Alguna de ellas dicen: Córtate las venas, dispárate una bala en la cabeza o tírate de un décimo piso. Otras “cartas mentales” más sutiles dicen: Ve a comprar más alcohol, consigue más drogas, un paquete de cigarrillo por día no es suficiente!  Mientras una persona se desangra, o sale una bala de la pistola u otra cae al vacío el Diablo anota con una sonrisa complaciente… su éxito: Otra alma mas que no conocerá a mi enemigo: A Cristo!

Cuando un joven tiene las neuronas quemadas por la droga el Diablo exclama: Hice buen trabajo en este joven… no llegará a comprender el mensaje el evangelio, no está en condiciones de entenderlo. Cuando un padre de familia está preso del alcohol el Diablo dice: Ah este hogar tiene pocas esperanzas de conocer el mensaje de salvación, su padre es mi esclavo, sus hijos y su esposa estarán en rebeldía con Dios por el infierno en que viven!

Cuando alguien está convaleciendo en un hospital por el cáncer de pulmón que le provocó el cigarrillo el Diablo se alegra: Otra vida que nunca respirará el cielo!  Podríamos seguir multiplicando los ejemplos para llegar una y otra vez a la conclusión que Satanás es HOMICIDA DE LAS ALMAS, porque no quieren que estas se salven.

Odia tanto a Dios que le ha declarado la guerra.
Lo trágico es que su trofeo de guerra son las almas de las personas.
El persigue un solo fin: QUE LAS ALMAS NO CONOZCAN A JESUCRISTO COMO SU SALVADOR!

Estimado amigo/a:
Te tengo una buena noticia.
Jesús vino a deshacer las obras del Diablo!
1Juan 3:8 El que hace pecado, es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.

El lo derrotó en la cruz del calvario, y su sangre ahora puede librarte con poder de este homicida de las almas!  El Diablo no pudo derrotar a Cristo, no pudo hacerlo pecar, y tampoco lo pudo matar!  Durante la vida de Jesús el Diablo trató de utilizar a las personas para que lo mataran en varias oportunidades pero el Señor salió ileso.

La muerte de Jesús en la cruz fue voluntaria, y por ser sin pecado el Hijo de Dios pudo vencer a la muerte, al pecado y a Satanás!  Si crees en Cristo como tu Salvador El vendrá a través de su Espíritu Santo a tu corazón, y no importará que vengan demonios mil con sus pensamientos homicidas, ya que dentro de ti estará Dios!

EL Diablo rechinará sus dientes… pero tú serás de Cristo y ya no podrá poner tu mano sobre ti, el amor de Jesús protegerá tu vida.  Tu alma no será ya del reino de las tinieblas… sino del reino de los cielos.

Tú que lees estas líneas:
Invoca al Cristo como tu Salvador.! Arrodíllate donde quiera estés rogando la misericordia de Dios.
Y nuestro poderoso Salvador enviará lejos de ti al pecado y a Satanás el homicida!
Colosenses 1:13 (Dios) Que nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo.



Visita nuestra sección de Descargas, obtendrás muchos
materiales totalmente gratuitos.

Verdaderos amigos


1 Samuel 18:1 “…  Jonatán, entabló con David una amistad entrañable y llegó a quererlo como a sí mismo.”
¿Tienes alguna persona a la que puedas llamar en el medio de la noche, si necesitas ayuda? Esos amigos que podrías llamarlos a las 3 am y van a preguntarte dónde te encuentras y qué es lo que necesitas.
Amigos como esos son muy importantes durante los momentos difíciles. Jonathan, por lo que cuenta este pasaje de 1 Samuel, era un amigo de esos. El padre de Jonathan, el Rey Saul, que estaba lleno de envidia hacia David, lo intentó matar. Cuando eso sucedió, David escapó y llamó a su amigo, el hijo de quien quería asesinarlo, para pedirle ayuda.
 Los verdaderos amigos
Debido a su profunda amistad, Jonathan estaba afligido por David. Él le advirtió del plan de su padre y le dijo que debería huir. David reconoció qué buen amigo tenía en Jonathan. La Biblia dice que lloraron juntos, y hasta él más que David. Sus almas estaban entretejidas.

¿Tienes amigos cristianos con quienes puedes contar en una crisis? ¿Eres alguien que puede ser considerado realmente un buen amigo?


Visita nuestra sección de Descargas, obtendrás muchos
materiales totalmente gratuitos.

Tirar la casa por la ventana

A fines del siglo dieciocho y principios del diecinueve hubo una costumbre muy curiosa que se popularizó en España a raíz de la lotería instaurada en 1763 por orden del rey Carlos III. Las personas que resultaban premiadas por la lotería tiraban por las ventanas todos sus muebles y enseres viejos. Con eso daban a entender que desde ese momento comenzaba para ellas una nueva vida de lujo y riqueza.

La costumbre se fue extendiendo hasta penetrar en el reino de Nápoles, que en aquel entonces estaba bajo el dominio de los Borbones. Hoy se practica en muchos lugares del sur de Italia, donde en la noche de Fin de Año la gente arroja toda clase de objetos viejos como anuncio de fortuna y de bienestar para el nuevo año.

Así tuvo su origen la frase «tirar la casa por la ventana». Entre los españoles se suponía que quienes la expresaban se habían ganado la lotería. En cambio, entre los napolitanos bastaba el solo deseo de ganarse la lotería o su equivalente en buena fortuna. Para ellos el acto de tirar objetos viejos por la ventana era como regar semillas de fe con la ferviente esperanza de que germinaran junto con el año que entraba y que les produjeran el año nuevo más próspero de su vida.

Si bien estos dos pueblos latinos difieren en su manera de interpretar la frase, tienen en común la idea de despojarse de lo viejo a fin de revestirse de lo nuevo. Con ese simbolismo reflejan el deseo que todos tenemos de deshacernos de las cosas viejas y adquirir cosas nuevas en su lugar. Eso no tiene nada de extraño; es más, es común y corriente en la condición humana. Pero cuando lo enfocamos mal, nos salimos de los linderos establecidos por Dios para nuestro bienestar eterno.

Eso es precisamente lo que sucede cuando queremos cambiar a nuestra esposa, fiel amante que es, por una nueva amante, o cuando nos vamos al extremo de perseguir a todo vapor el dinero, el poder y la fama, en lugar de buscar la paz interior, la satisfacción de ser buen esposo o buena esposa, buen padre o buena madre, buen hijo o buena hija, buen amigo o buena amiga.

Si el año entrante de veras deseamos una nueva vida, no haremos más que perder tiempo si la buscamos en cosas externas como el lujo y la riqueza, porque éstas, a la larga, no satisfacen. Lo único que de veras satisface es una renovación interna. Por eso a los efesios San Pablo les escribió «con respecto a la vida que antes llevaban,… que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza… y ponerse el… de la nueva, creada a imagen de Dios».

¿Por qué no tomamos la resolución de experimentar en carne propia esa misma renovación interna? De hacerlo así, cada nuevo año que pase podremos testificar que la vida nueva en Cristo, el Hijo de Dios, es la única lotería que tiene valor eterno.

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es ; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17

Fuente:
http://www.conciencia.net/

Y hablando Dios de muchas maneras

Dios nos dio una gran comisión que es la predicar el evangelio (Mateo 28), esta en nosotros hacerlo de la mejor forma posible, para ello Dios nos otorgo dones y esta en nosotros descubrirlos, explotarlos y usarlos en la obra del Señor.
¿Como descubrir sus dones? Es la pregunta que siempre me han preguntado. Haga lo que a Ud le gusta hacer, lamentablemente cuando pensamos en predicar el evangelio, pensamos en un gran púlpito y muchas personas escuchándonos, Pablo se pregunto ¿Son todos maestros? pues no, no todos; Dios otorga distintos dones a su pueblo, y entiendo que predicamos el evangelio cuando hacemos lo que nos gusta.
A mi gusta la tecnología, diseño web, SEO, y por eso forme este ministerio; y Dios uso mis gustos y lo convirtió en una forma de predicar el evangelio.

Y a Ti ¿Que te gusta hacer?

Coco y su Pandilla, una forma de hacer lo que nos gusta y predicar el evangelio



Hebreos 1:1  Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras 
Visita nuestra sección de Descargas, obtendrás muchos
materiales totalmente gratuitos.

No son dos gotas de agua

¿Es importante tratar a todos los hijos por igual? Si tu respuesta es Sí, te tengo malas noticias. Espero no me malinterpretes. No estoy promocionando el favoritismo ni la paternidad injusta. Pero, después de algunos tropezones, la experiencia me ha enseñado que no es posible, ni apropiado, tratar a todos los hijos por igual. No hay dos niños idénticos y, por consiguiente, no podemos esperar de uno lo mismo que esperamos del otro, ni exigir a uno lo que le resulta fácil al otro. Eso sí seria injusto. Dios no ha impreso en nuestro niños caracteres al azar. Ha elegido, para cada uno, aquellos rasgos y cualidades que considera que, siendo bien encauzados, podrá utilizar algún día en favor de su obra. Nuestro trabajo, como padres, consiste en distinguir esas características y respetarlas, a pesar de que cumplan con el patrón familiar o con nuestras expectativas.
Imagen tomada de Monos Sabios
Muchos confunden a mis hijos porque tiene cierto parecido, Sin embargo, se que son maravillosamente diferentes. Uno tiene la habilidad especial para los deportes, el otro tiene mayor capacidad para realizar tareas que implican destreza fina. A uno de ellos debo insistirle  para que me cuente como le fue en la escuela; al otro debo pedirle que haga un poco de silencio... Uno puede jugar solo durante largas horas; el otro necesita mas de atención y compañía. Uno tiene la habilidad de descubrir fácilmente mis estamos de animo, el otro puede detectar inmediatamente si me he cortado el pelo o estoy luciendo una ropa nueva. Uno es tímido, el otro puede iniciar y mantener conversaciones con personas desconocidas,. Uno tienen a culparse cuando algo no se sale bien , el otro tiende a volcar la culpa afuera. A uno le gusta el postre de vainilla, al otro el de chocolate. Uno prefiere el color azul y el otro elige el verde. Amo profundamente a los dos y, justamente por eso, no puedo tratarlos de la misma manera.
Piensa por un momento en el popular juego de las cinco diferencias. A pesar de que a primera vista los diseños que se contrastan parecen idénticos, esconden formas, colores y tramas diferentes en algún punto del espacio. Con los niños suceden lo mismo. No los compares entre ellos con el fin de criticarlos. Permíteles ser diferentes. Trátalos a cada uno según sus necesidades. Siempre habrá uno que sera mas terco, o mas lento, o mas inexacto en sus tareas. Por eso, no los midas con la misma regla, pero apunta a desarrollar el máximo potencial de cada uno según sus posibilidades.
Dios tiene la extraordinaria habilidad de utilizar a algunos de estos mismos rasgos, que hoy consideramos defectos. como virtudes que les serán necesarias para forjar relaciones personales y laborales exitosas en el futuro... ¿lo habías pensado?


Visita nuestra sección de Descargas, obtendrás muchos
materiales totalmente gratuitos.

Babilonia; cuna de las falsas religiones


La misteriosa religión de Babilonia ha sido simbólicamente descrita en el último libro de la Biblia como una mujer de mala fama. A través de una visión, el apóstol Juan vio a una mujer vestida de púrpura y escarlata y adornada con oro y piedras preciosas y de perlas; tenía un cáliz de oro en sus manos, lleno de abominaciones y de la suciedad de su fornicación; en su frente tenía un nombre escrito: Misterio, Babilonia la Grande, la madre de las fornicaciones y de las abominaciones de la tierra (Apocalipsis 17: 1-5).

¿Cuál es el significado de esta extraña visión que fue dada a Juan? Es conocido muy bien que en el lenguaje simbólico de la Biblia, una mujer represente a una iglesia. La verdadera Iglesia, por ejemplo, es semejante a una esposa, una virgen, una mujer santa y sin mancha (Efe. 5: 27Apo. 19: 7-8). Pero como un acentuado contraste con la verdadera Iglesia, la mujer de nuestro texto es descrita como una mujer sucia y corrompida, una ramera, evidentemente el sistema religioso que se describe acá, es un sistema falso, una iglesia corrompida y caída. A esta la Biblia la llama “Misterio, Babilonia”.

Cuando Juan fue inspirado a escribir la revelación, Babilonia –como ciudad– había sido destruida y dejada en ruinas. Desde entonces ha continuado estando perdida y desolada, habitada solamente por animales salvajes; tal como lo anunciaron los profetas (Isa. 13: 19-22Jer. 51: 62). Pero aunque la ciudad de Babilonia fue destruida, hemos de ver que la religión de Babilonia continúa y está muy bien representada en muchas naciones de este mundo. Y, como Juan hablaba de una iglesia, una religión, bajo el símbolo de una mujer llamada Babilonia, es evidente que se refiere a una religión babilónica. ¿Pero cuál era esta antigua religión babilónica? ¿Cómo tuvo su comienzo? ¿Qué significado tiene en estos tiempos?

Vamos al período pasado, poco después del Diluvio. En aquellos días el hombre comenzó a emigrar desde el oriente. «Y aconteció que al ir viajando al oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar y quedáronse a morar allí» (Gén. 11: 2).

Fue en esta tierra de Sinar que la ciudad de Babilonia fue construida, y esta tierra se llegó a conocer más tarde como Babilonia y aún más adelante como Mesopotamia.

Aquí los ríos Tigris y Eufrates habían almacenado ricos depósitos de tierra que podían producir grano en abundancia. Sin embargo, existían ciertas desventajas, las cuales tenían que afrontar las gentes que habitaban esa tierra. Esta estaba sobrepoblada de animales salvajes, los cuales eran un peligro constante para su seguridad y paz (Éxo. 23: 29-30). Cualquier persona que pudiese proporcionar protección contra estas bestias salvajes, recibiría gran clamor por parte de su gente.

Y así en este punto, un hombre grande y poderoso, cuyo nombre era Nimrod, apareció en escena. Se hizo famoso como un gran cazador de bestias salvajes. La Biblia dice: «Y Cus engendró a Nimrod: este comenzó a ser poderoso en la tierra. Fue un vigoroso cazador delante de Jehová; por lo cual se dice: Así como Nimrod, vigoroso cazador delante de Jehová» (Gén. 10: 8-9). Estos versículos contienen un significado muy importante, el cual es raramente notado: es el hecho de que Nimrod fue un “poderoso cazador”, lo cual le hizo famoso dentro de aquellas gentes primitivas. Como lo declaran las Escrituras, se volvió poderoso en la tierra, era un líder famoso en los sucesos del mundo. «Nimrod era tan poderoso y era tan grande la impresión que causó en la mente de los hombres, que el oriente está lleno actualmente de tradiciones de sus extraordinarias proezas».[1]

Habiendo obtenido gran prestigio entre las gentes, Nimrod estableció un sistema para obtener mejor protección. En vez de pelearse constantemente con las bestias salvajes, ¿Por qué no organizar a la gente en ciudades y rodear éstas de murallas para resguardarse? Entonces, ¿Por qué no organizar estas ciudades en un reino y escoger un rey para que reine sobre ellos? Este fue el pensamiento de Nimrod, porque la Biblia nos dice que organizó dicho reino. «Y fue la cabecera de su reino Babel y Erech y Accad y Calenh, en la tierra de Sinar» (Gén. 10: 10). Y así el reino de Nimrod fue establecido como el primer reino mencionado en la Biblia.

Todos estos adelantos hechos por Nimrod pudieron haber sido buenos, pero Nimrod fue un “reinante no temeroso de Dios”. La Escritura dice que era “poderoso”. No solamente indica que se hizo famoso y poderoso políticamente, sino que la expresión también tiene un significado hostil. Esta expresión viene del hebreo Gibor, que significa “Tirano”, mientras que el nombre Nimrod significa rebeldía. Como lo dice la Enciclopedia Judía, Nimrod fue aquél quien hizo a las gentes rebelarse en contra de Dios.[2]

Esta misma naturaleza rebelde de Nimrod puede verse también en la expresión de que era un poderoso cazador “ante Jehová”. La palabra “ante” en este caso, también denota un significado hostil. En otras palabras, Nimrod se estableció “ante Jehová”, la palabra “ante” como traducción de la palabra en hebreo, que significa “contra” Jehová.[3]

Pero no solamente estaba Nimrod contra el verdadero Dios, sino que también era un sacerdote de idolatría diabólica y de atrocidades de la peor clase. Finalmente, Nimrod, el rey-sacerdote de Babilonia, murió. De acuerdo a las leyendas, su cuerpo fue cortado en pedazos y quemado y los pedazos fueron enviados a varias áreas. Prácticas similares se mencionan en la Biblia (Jue. 19: 291 Sam 11: 7). La muerte de Nimrod fue muy lamentada por la gente de Babilonia. Pero aún cuando Nimrod había muerto, la religión babilónica, en la cual él tuvo una parte tan prominente, continuó y se desarrolló aún más, bajo el liderazgo de su esposa.

Referencia bibliográficas: 
[1] Historia antigua en la luz de la Biblia (Ancient History in Bible Light), p. 54.
[2] Vol. 9, p. 309.
[3] Strong’s Concordance. Cp. Núm. 16: 2; 1 Cró. 14: 7; 2 Cró. 15: 10.




Visita nuestra sección de Descargas, obtendrás muchos
materiales totalmente gratuitos.

A amar se aprende

Por definición el ser humano es un ser proclive a aprender. Desde que nace necesita desarrollar la capacidad que le permitirá sobrevivir adecuadamente. Quien no aprende, no vive. Ese concepto se lo entiende en la mayoría de las actividades humanas, no obstante, cuando se llega al aspecto afectivo, mucha gente da por hecho que las respuestas han de ser automáticas.

A amar se aprende
El amor, quizá el aspecto más radicalmente distintivo de la raza humana, no es automático, se aprende. Es una respuesta afectiva producto de una serie de elementos donde el aprendizaje es la clave fundamental. Sócrates hablaba de la mayeútica de la verdad, en otras palabras, de extraer al modo de una partera, la verdad que habitaba en las personas.
Del mismo modo, es preciso descubrir las capacidades naturales que el ser humano tiene para amar y guiarlo para que se constituya en un ente adecuadamente equilibrado en su entrega de amor.

Los árboles necesitan ser guiados o crecen chuecos o torcidos, del mismo modo los afectos, han de ser orientados para que no culminen siendo algo diferente a lo adecuado.

La tekné griega
Los griegos hablaban de la tekné, es decir, de la técnica o el arte que permitía practicar la virtud y descubrir el bien hacer de las cosas. Todo tenía una forma adecuada y había que descubrirla. Era lo que denominaban el "arte de la vida". En este espectro de aprendizaje no escapaba el amor. Platón (428-347 a.C.) en su diálogo El Banquete no pretende dar un discurso sobre el amor, sino enseñar a amar.

La noción de saber se estructuraba a partir de esa vieja máxima de Sócrates: "Conócete a ti mismo", sin ese conocimiento no era posible ningún otro. La interacción con la sociedad estaba mediatizada por el conocimiento de sí mismo. La interioridad y el cultivo del mundo interior eran fundamentales en la comprensión de la realidad.

El cambio moderno
Sin embargo, en la modernidad se cambió el eje. Con Descartas el foco de atención pasó de la interioridad al conocimiento abstracto, el conocer por conocer, la información pura y sin relación con la subjetividad propia.

En ese sentido Michael Foucault (1926-1984), el filósofo francés en su libro La hermenéutica del sujeto (México: Fondo de cultura económica, 2002), señala que: "entramos en la edad moderna (quiero decir que la historia de la verdad entró en su período moderno) el día en que se admitió que lo que da acceso a la verdad, las condiciones según las cuales el sujeto puede tener acceso a ella, es el conocimiento, y sólo el conocimiento”.

Eso privó al individuo del cultivo de su interioridad. El énfasis moderno dio un giro que cambió la perspectiva y nos tiene así desde entonces, en la búsqueda del dato, en la ingenua impresión que es simplemente "conocer" para "saber", creyendo con eso que con el dato es suficiente para aprender.

El aprendizaje del amor
Lo cierto es que para aprender a amar, "saber la teoría del amor" no es suficiente. Se aprende a amar en primer lugar cuando los que enseñan a un niño abrazan sin condiciones. Cuando aceptan sin recriminaciones. Cuando fomentan el autoaprecio sin estridencias de ningún tipo.

El amor se cultiva en el contexto de la dignidad, del aprecio, de la tranquilidad afectiva, del compromiso incondicional del que dice amarnos. En otras palabras, la infancia es radical para que el individuo aprenda el ejercicio de amar. Cuando existen carencias en tal sentido, el individuo estará baldado el resto de su vida, cojeando emocionalmente aunque no se de cuenta que algo falta.

La escuela del amor
Leo Buscaglia (1924–1998) enseñó que el amor y el aprendizaje van de la mano. En su libro Vivir, amar y aprender, señaló sin ambigüedad que sin educación, el amor es simplemente una utopía. Mientras ese concepto no se entienda a cabalidad, muchos seguirán siendo analfabetos emocionales, ignorantes de sus propios procesos afectivos y desconocedores de la necesidad de aprender el ABC de la vida amorosa que no consiste en escuchar discursos, sino en reproducir actitudes que generen confianza, seguridad y compromiso.
Es probablemente el mayor aporte de Daniel Goleman con su Inteligencia emocional, convencernos que hay un área donde se incapaz cuando no se ha educado adecuadamente.

Pareja y aprendizaje del amor
Una investigación realizada en Londres y dirigida por Marc A. Brackett, de la Universidad de Yale, se reclutó a 180 parejas jóvenes (de una edad media de 25 años). Todos se sometieron a un test de inteligencia emocional y se demostró que quienes daban un más alto porcentaje en los cuestionarios de inteligencia emocional, demostraban tener una mayor satisfacción y sentimientos de felicidad en sus parejas.

Por lo tanto, quien no aprende a amar, reprobará en una de las experiencias más significativas de la vida: La vida en pareja. No es cosa de poca monta procurar ser formados en este aspecto tan importante. Una relación de pareja se construye, por tanto, la inteligencia emocional juega un papel básico para fundar una buena construcción del vínculo, tal como han demostrado María Elena López y María Fernanda González en su libro Inteligencia en pareja: un encuentro entre la razón y la emoción.

Conclusión
A amar se aprende, no es automático ni genético, se precisa de formación que parte fundamentalmente en la infancia y luego se va proyectando a lo largo de la vida. No se logra equidad, equilibrio, estabilidad, dignidad y respeto sin aprendizaje y esos son aspectos esenciales del amor.

Autor:
Miguel Angel Nuñez

Mente tranquila y firme



Pero una mente tranquila y firme,

pensamientos amables y calmados deseos,
corazones combinados con igual cantidad de amor,
furias nunca muertas, despiertan.
Retorno del desdén, Thomas Carew

Integridad: Honestidad incorruptible
“Por lo tanto, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro verdadero culto. No os conforméis a este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. (Romanos 12:1, 2).
Aquí Pablo subraya sucintamente la integridad con la cual hemos de presentarnos ante Dios. Ofrecer nuestro cuerpo entero como un sacrificio vivo, rendir nuestras mentes no conformadas con las presiones del mundo, para que podamos probar la obra del Espíritu de Dios como la perfecta voluntad divina en nuestras vidas. La totalidad de nuestra existencia –cuerpo, mente y espíritu– debería elevarse en alabanza viviente a nuestro Hacedor.
En 46 años como médico he atendido varios miles de pacientes. A algunos los he ayudado enormemente, hasta he salvado sus vidas. Para uno he sido moderadamente útil y, para otros, quizás inútil. Y para los menos, tal vez por razones de ineptitud no intencionada, positivamente dañino. Siendo humano, no siempre he sido perfecto en mi trabajo, pero nunca le he hecho daño voluntariamente a nadie.
El daño que se causa por ignorancia es bien conocido por el médico, y los buenos procuran mantenerse al día en los adelantos médicos por el bien de sus pacientes.
En una ocasión tuve una paciente a la que no pude diagnosticarle su enfermedad. Más tarde vino y me dijo lo que había pasado y cómo había sido diagnosticada por un psiquiatra. Recuerdo que me mostró su antebrazo izquierdo. Se levantó su manga larga y miré con asombro su suave piel blanca, en la que estaba escrita, en una cicatriz rojiza, con los tejidos en relieve, la palabra MORIR.
Susan (no es su nombre verdadero) muchas veces me había visitado, con desconcertantes historias y relatos que me dejaban totalmente confundido. Había sido criada como hija única de unos padres de mediana edad, de buena posición económica y de vida cómoda. Era una joven muy inteligente y con muchos talentos. Tocaba bien el piano y como experta patinadora había participado en campeonatos regionales. Sin embargo, se quejaba de muchos problemas en su cuerpo que no calzaban con el tipo de vida que tenía ni con su condición física.
Mientras miraba, asombrado, la palabra MORIR, le pregunté:
–¿Quién te hizo esto?
–Yo misma. Con un cigarrillo– fue su desconcertante respuesta.
–¡Pero Susan, tú no fumas!
–Es de lo que quiero hablarle, doctor, –dijo ella–. Me han diagnosticado un trastorno depersonalidad múltiple.
Ahora finalmente la comprendía. Susan me había contado que, a veces, en su memoria había períodos en blanco. Había exámenes de matemáticas en los que no recordaba haber participado. En cierta ocasión, para su propia vergüenza, la llevaron a la sala de emergencias del hospital por haberse parado en la baranda de un balcón y tratado de saltar. No recordaba nada de eso. Hablaba de haberse contagiado de una enfermedad de transmisión sexual y de un aborto que había sufrido, aunque no recordaba haber realizado ningún acto que hubiera hecho posible el embarazo.
–Y esta palabra que usted ve grabada en mi brazo, doctor, fue escrita por una de mis personalidades.
El psiquiatra de Susan estaba trabajando para identificar las múltiples personalidades que conformaban su personalidad. Una era hedonista, amoral, alcohólica, maldiciente y capaz de acostarse con cualquiera. Otra era la Susan que yo conocía, estudiosa, responsable, sobria y muy educada. También tenía otra personalidad que era depresiva, iracunda, que maldecía y se dañaba a sí misma. Esa fue la personalidad que escribió con fuego en su antebrazo la palabra MORIR.
También estaba la Susan atleta, competitiva, físicamente fuerte y, por supuesto, la matemática, la que había hecho la prueba con éxito y que no recordaba haber tomado.
Su psiquiatra dedicó varios años a trabajar con ella, tratando que esas múltiples personalidades se integraran en una sola, haciendo de ella un todo.
Con el tiempo se reveló que Susan había sido acosada sexualmente por su padre, no con el uso de la fuerza sino por medio de su actitud e influencia. Ella culpaba a su madre por su aparente ignorancia de lo que estaba pasando. Como no pudo manejar emocionalmente las múltiples ramificaciones de la vida, su subconsciente las desintegró en compartimentos o personalidad. La integración de las partes en una sola –o identidad integrada–, le llevó unos veinte años. Y aunque Susan todavía visita a su psicoanalista, ahora se desenvuelve con una sola identidad que puede arreglárselas con los diferentes aspectos de su vida.
Ese tipo de condición clínica pareciera disparatadamente extraña, sin embargo, todos tenemos aspectos de nuestra personalidad que intentamos acomodar en compartimentos. Solo cuando cada aspecto de nuestras vidas está en armonioso acuerdo podemos decir que estamos verdaderamente sanos.
Hace poco escuché a Randy Roberts, pastor de la Iglesia Adventista del Séptimo Día de la Universidad Loma Linda, relatar la siguiente historia que, tristemente, es típica de muchos de nosotros.
Mientras conducía su coche, una mujer aceleró con la esperanza de cruzar la calle antes que el semáforo cambiara a la luz roja. Sin embargo, un automóvil muy lento que iba justo delante ella, manejado por un anciano, disminuyó la velocidad cuando vio que se puso la luz amarilla, y luego se detuvo.
La mujer frenó violentamente y estuvo a punto de darle en la parte trasera al vehículo del anciano. Enseguida, asomándose por la ventana insultó a gritos al pobre hombre. Señalando con el dedo hacia él con un gesto vulgar continuó vociferando, ofendiéndolo con palabras. Estaba tan absorta en esta actividad consumidora de adrenalina, que no se dio cuenta que una patrulla de policía se detuvo detrás de ella. El oficial se dirigió hacia el coche de la mujer mientras escuchaba el vendaval de obscenidades y observaba sus gesticulaciones, y le ordenó que saliera del vehículo.
–¡Ponga sus manos en el techo del auto! –le dijo.
El policía arrestó a la mujer por manejo peligros y por causar disturbio en la vía pública, y llamó a la grúa.
A pesar de sus protestas la mujer fue esposada, llevada a la comisaría de policía, y puesta bajo custodia.
Después de algunas horas el agente regresó y le dijo:
–Tuve que realizar varias averiguaciones sobre el coche para confirmar su identidad y asegurarme que usted es quien pretende ser –el dijo–. Cuando vi la calcomanía en el paragolpes de su auto que decía “Elija ser cortés” y la insignia de un pez en otra calcomanía que decía, “Jesús es la respuesta“, pensé: “Este coche pertenece a un cristiano“. Así que cuando la vi hacer esa señal con el dedo y escuché los improperios y obscenidades, estaba seguro que usted estaba usando un vehículo robado. Lo siento. Estaba equivocado.
La vida en diferentes casilleros
Quizás alguno de los lectores se identifique con la historia anterior. Muchos de nosotros vivimos en diferentes casilleros, en diferentes momentos. La mayoría de nosotros no estamos tan desasociados como Susan ni como la mujer hipócrita arrestada bajo sospecha de robo pero, en realidad, partes de nuestras vidas se han desintegrado y algunas veces nuestras acciones no muestran que somos seguidores de Cristo.
Aunque la mayoría de nosotros no somos solamente “cristianos de sábado”, sin embargo, no todos somos completamente íntegros. No en vano el autor del himno, escribió: “Santo Espíritu de Cristo, mora en este corazón, lléname de tu presencia, cólmame de bendición. ¡Cólmame! ¡Cólmame! ¡Ven ahora y cólmame! ¡Cólmame de tu presencia! ¡Ven, oh ven y cólmame!”. Sentimos una profunda necesidad de ser cien por ciento hijos de Dios.
Incluso el apóstol Pablo escribió acerca de la lucha que tenía dentro de sí. En Romanos 7:18, 19 escribe: “Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no habita el bien, porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. No hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago”.
Como cristianos, esa falta de integridad nos afecta a todos. Ciertamente luchamos para ser transparentes y honestos, pero los seres humanos no somos honestos por naturaleza. Con mucha frecuencia, lo que nos mantiene en vereda es la posibilidad de ser descubiertos. Si creemos que no seremos detectados, muchas veces no somos completamente honestos.
Es como el conductor que golpea a otro coche en un estacionamiento y, cuando ve a una señora de edad madura observándolo con ojos furiosos, toma una pluma y un pedazo de papel y escribe: “Siento mucho haber golpeado su automóvil. Trataré de no hacerlo otra vez”. Entonces pone el pedazo de papel en el parabrisas del auto dañado, mientras ve que quien lo estaba observando se aleja satisfecha pensado que ha dejado su nombre, dirección y número telefónico para que lo localicen.
Es posible que nosotros no hagamos algo así, pero todos reconocemos sentir el impulso de hacer algo semejante.
Los abogados expertos en estos asuntos aconsejan a los médicos ser honestos y sinceros en cuanto a sus equivocaciones. Los pacientes perdonarán un error bienintencionado de su médico mucho más fácilmente de lo que lo perdonaría si creen que está tratando de ocultarlo.
La integridad conduce a la firmeza y lealtad en las relaciones. Nada es más doloroso que la traición de alguien en quien confiábamos, como las heridas infligidas por un amigo que de repente se vuelve contra nosotros, o por la traición de un cónyuge.
Pero a pesar de haber jurado fidelidad y dedicación a su cónyuge, ¡cuántas personas casadas se permiten caer en una aventura amorosa! Muchos hombres, como Adán en el Edén, culpan al poder seductor de la mujer. Muchas mujeres se excusan a sí mismas porque el hombre con quien andan no representa nada comparado con el hombre con quién se casó. Pero, ¿qué tipo de personas no reconoce las señales de peligro a la primera vez que se manifiestan? ¿En qué punto deciden, aunque sea inconscientemente, engañar a su cónyuge?
A veces la falta de integridad se reconoce enseguida. La boca hace promesas sin la menor intención de cumplirlas. Pero la integridad nos exige un sentido de responsabilidad y equidad.
En el mundo de hoy escuchamos hablar de una relación sin compromiso, una relación de conveniencia y placer, si se quiere. Una relación en la cual ambas partes están libres para entablar relaciones con otros. Sin embargo, incluso en esa relación supuestamente amplia, existe deshonestidad con nosotros mismos. En la tragedia Hamlet, de Shakespeare, Polonio le dice a su hijo Laertes: “Pero sobre todas las cosas sé honesto contigo mismo”. Para algunos, el autoengaño forma parte de la falta de integridad; tanto hombres como mujeres voluntariamente olvidan las heridas que se infligieron a sí mismos y a otros.
En la actualidad, la asombrosa prevalencia de las infecciones sexualmente transmitidas es evidencia de los grandes cambios que han tenido lugar en la fidelidad sexual en los últimos cuarenta años. Como ginecólogo, yo estaba muy consciente de que la tasa de infección por clamidias era del 14 al 28 por ciento entre los grupos de mujeres universitarias. Ahora la tasa de infección humana por el virus del papiloma es más del 50 por ciento en la población femenina en edad reproductiva en los Estados Unidos.
Las tasas de infección del VIH de más del 40 por ciento en algunas poblaciones africanas, habla de un triste desconocimiento de esta enfermedad. Pero las tasas de infección del VIH en la ciudad de Washington, la capital de Estados Unidos, alcanzan en algunos casos niveles aproximados a los que se encuentran en África. ¿Qué dice eso acerca de la gente que vive en la ciudad mencionada?
Las encuestas muestran que una buena parte de la población estadounidense está preocupada, consciente, y es muy cuidadosa en su comportamiento sexual. Sin embargo, entre los jóvenes no es raro ver la promiscuidad o, como algunos prefieren llamarle ingenuamente, monogamia en serie. El significado de ese término es obvio: serán leales a ese compañero mientras deseen, luego pueden cambiar por alguien que les satisfaga mejor… y serles fieles hasta… y así continuar.
Tal comportamiento es desleal a las necesidades emocionales, psicológicas y biológicas de la vinculación. La sociedad será destruida por esta conducta sexual desequilibrada que engendra infidelidad en el matrimonio.
Dios: Íntegro y santo
Para nosotros, como seres humanos, la integridad significa “honradez”; pero la integridad de Dios es un atributo de su “santidad”.
José, el personaje de la Biblia, disfrutaba de una relación de favoritismo con su padre. Creció sabiendo que era amado profundamente. También conocía y respetaba al Dios que su padre adoraba. Por eso, difícilmente puede uno imaginar su temor y ansiedad cuando fue vendido por sus hermanos a la caravana de ismaelitas y llevado lejos para ser esclavo en Egipto.
Caminando lenta y penosamente detrás de los camellos, su futuro se veía sombrío. Aun así mantuvo su integridad. Vendido como esclavo –un objeto en la mano de su amo–, no se desentendió de los principios que había aprendido en las rodillas de su padre.
¡Cuántas oportunidades deben habérsele presentado! Al principio podría ser la oportunidad insignificante de robar, o tal vez comer una fruta que no era suya, o quedarse con una moneda caída. Más tarde podría fácilmente haber falsificado facturas, recibos o inflado los gastos. Sin duda, a medida que las ganancias engordaban los cofres de Potifar, la reputación de José también aumentaba. Pero sucede que algunos que son perfeccionistas en asuntos monetarios e idealistas en asuntos legales, son débiles en lo sentimental. Algunos de nosotros somos buenos, medidos por las normas humanas, pero podemos echarnos a perder o destruirnos por nuestras debilidades particulares.
¿Cuántos contadores –hombres y mujeres cuya pericia mantiene bancos y negocios económicamente sanos– han sucumbido al dulce señuelo de tomar para ellos un poquito de tanta abundancia?
¿Cuántos legisladores, artífices de la palabra que puede redactar un nuevo estatuto con equilibro y precisión, han caído en los ardides del sexo?
José no se dejó corromper. Cuando fue acosado repetidamente por la liviana e irresponsable esposa de su amo, huyó de ella. Finalmente, cuando se vio acorralado, preguntó tanto a sí mismo como a ella: “¿Cómo pues, haría yo este gran mal y pecaría contra Dios?”
Reconoció que su relación con Dios se vería comprometida por una relación ilícita con la esposa de su dueño. Pero hoy, muchos viven vidas fragmentadas, fracturadas, no creyendo que un desliz físico o sentimental afectará su vida espiritual. La honradez o integridad, la sinceridad y la transparencia ponen el comportamiento ilícito bajo un brillante reflector.
Sin embargo, la integridad no se relaciona solamente con lo físico y lo emocional. La honestidad intelectual y espiritual también puede ser severamente probada. Para muchos, la duda es considerada como una seria debilidad; sin embargo, la duda honesta no es necesariamente una señal de infidelidad. Estoy seguro que Dios ama a una persona sincera que duda y puede relacionarse con ese honesto de corazón, más que con aquellos que dudan, pero fingen otra cosa. “Créeme, hay más fe en la duda honesta que en la mitad de los credos” (Alfred, Lord Tennyson, In memoriam, A. H. H. 96, II. 11-12).
Un punto de vista equilibrado
Es una extraña anomalía en la conducta humana que, a veces, las personas oscilen de un punto de vista radical a otro, que no puedan soportar la comprensión parcial de algo.
Esta forma de pensar se ve, más que en ninguna otra, en el ámbito de la salud. Esas personas no reconocen las zonas grises. Para ellas, las cosas siempre son negras o blancas, y son muchos los que defienden ardientemente esa posición. Modificar su punto de vista les resulta difícil; sin embargo, cuando tienen ante ellos la más pequeña duda, se pasan bruscamente al campo contrario. La integridad es lo que le permite a uno ver la posibilidad de que exista un término medio. La integridad intelectual con frecuencia hace frente a deseos emocionales, suspendidos entre la cabeza y el corazón.
El ministerio de salud es atractivo para toda clase de personas, incluyendo a las más radicales a quienes les gustan las cosas claramente delineadas y prístinamente definidas. Reconocer que la ciencia no es infalible es muy importante para una comprensión equilibrada. De igual manera, reconocer nuestro prejuicios internos, particularmente en la selección de las evidencias a las que damos crédito, es otro significativo atributo.
En la salud, la evolución de los estudios científicos es muy importante. La mayoría de los médicos reconocemos la capacidad limitada para analizar un estudio, pero el público en general no permite que tales pensamientos interfieran con su aceptación de la “evidencia”. Los expertos recomiendan un enfoque de salud basado en la evidencia, pero aun aquí existe el problema que no siempre es fácil evaluar el peso de la evidencia.
Los procesos del pensamiento racional no son más seguros que la evidencia sobre la cual descansan. Uno no puede usar la cantidad de estudios como evidencia, porque una serie completa de estudios mal hechos puede ser descargada a la luz de otro irrefutable.
No se pueden usar las calificaciones de un autor para validad su estudio científico, porque grandes hombres y mujeres pueden cometer equivocaciones.
Quizás el más pobre apoyo que se acumula para un punto de vista es el apoyo anecdótico. Para ser realista, esos argumentos se utilizan porque no hay evidencias.
Aquellos que reconocen tales factores, es muy raro que lleguen a ser demasiado radicales o extremistas; pero muchos, después de adoptar una cierta posición, solamente escucharán argumentos que apoyen su punto de vista. En realidad, sacrifican su integridad por su creencia. Esta forma de pensar llega a ser aun más difícil de corregir cuando es reforzada por una motivación religiosa. Cuando se cree que las creencias son divinamente reveladas, se convierten en “irrefutables”.
No es coincidencia que algunos de los actos más nefastos de la historias hayan sido cometidos por personas que invocaron a Dios para racionalizar sus acciones. Y los más temibles radicales son los que creen en su propia autoridad divina. No son capaces de atender a razones de nada ni de nadie, porque sus mentes están bloqueadas. En realidad, han negado su integridad y pueden llegar a ser monstruos en el nombre de Dios. Cuando el argumento es sobre un asunto de comida o tipo de ejercicio, las consecuencias son limitas, pero las mismas condiciones absolutas son la base de los argumentos que motivan a los terroristas que consideran como mandato divino lo que hacen.
El verdadero pensamiento científico toma en cuenta los argumentos contrapuestos, reconoce las limitaciones de la ciencia y de la mal interpretación del dogma y elige una respuesta moderada. El verdadero pensamiento científico sabe que las respuestas absolutas no siempre son factibles. Hay mucha verdad en la declaración de que las respuestas simples a las preguntas complejas suelan resultar falsas.
Cuanto más sabe uno acerca de la bioquímica intracelular, más reconoce la complejidad de los procesos biológicos. Pero es muy interesante saber que el aumento del conocimiento no se expresa en soluciones simplistas y concretas, sino más bien lleva a un enfoque más cuidadoso y reflexivo. ¿Por qué? Porque la integridad lo demanda.
Como somos finitos, tenemos limitaciones. Esto significa que ni siquiera el mejor de nosotros entiende todo perfectamente. Job era tan perfecto como una persona puede serlo, sin embargo, cuando fue conducido a las profundidades del sufrimiento, la enfermedad y el dolor, no podía entender lo que estaba pasando en su vida. Ciertamente, los que leen su historia con frecuencia no la entienden y, como sus tres amigos que vinieron a consolarlo, malinterpretan la realidad y los hechos que se describen. A través de la lucha, Job en vano trataba de comprender por qué casi todas las cosas más importantes para él habían sido destruidas, pero aun así no abandonó su integridad. Él no niega sus creencias esenciales, su fe y su confianza. Al contrario, completamente comprometido con Dios, dice: “Aunque él me mate, en él esperaré” (Job 13:15).
La integridad en el compromiso con Dios nos protege de muchas de las pasiones dañinas de la vida. La crítica, la ira, la ansiedad y el temor con frecuencia zarandean la vida de aquel que no puede rendirse y comprometerse con Dios. La capacidad para tomar una decisión o contraer un compromiso, incluso con la falta de pruebas o evidencias convincentes, no es refutar la integridad. Más bien, contraer un compromiso que requiere confianza puede ser una señal de la integridad de uno. Millones se comprometen en matrimonio, sabiendo muy bien que el futuro es totalmente desconocido. No es posible saberlo todo, pero el compromiso dice “no importa lo que sea”. Tal compromiso protege la unión porque los ojos cesan de vagar y cada uno se centra, por elección, en lo que es mejor para el otro.
Los matrimonios construidos sobre tal compromiso e integridad conllevan seguridad, contentamiento, y algo muy interesante: salud. Las personas que están apoyadas en una buena relación matrimonial disfrutan de mejor salud que los solteros. Los hombres que saben que sus esposas los aman se recuperan mucho mejor de un ataque cardíaco que aquellos que no tienen tal seguridad. La integridad en nuestras relaciones trae salud integral a la persona.
En el pequeño libro de Eric Harvey y Steve Ventura Walk the Talk encontramos un poema de posibilidades. Dice:
Si cada persona hiciera lo que dice,
¿Puedes imaginar cómo sería?
Un mundo lleno de buenas intenciones
que todas llegan a ser realidad.
Podríamos contar unos con otros
y convivir respetuosamente.
No habría promesas rotas
ni tampoco hipocresías.
No tendríamos problemas para descubrir héroes,
los encontraríamos por todas partes.
Con tan solo mirarnos al espejo, todos
nos encontraríamos con la INTEGRIDAD.
La integridad es el fundamento de la salud

Eres amigo de Jesús


¿Eres amigo de Jesús?
Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Juan 15:14.
Te consideras amigo de Jesús?  Jesús acepta a todos los que quieren ser sus amigos, pero para mantenernos en esa relación debemos vivir según su voluntad. Como nuestro Salvador, él sabe qué es mejor para nuestra vida y desea que hagamos su voluntad. Hacer la voluntad de Jesús es evidencia de que somos sus amigos.  
Sé que no es fácil, no lo fue en la antigüedad y tampoco  es ahora. Pedro se decía amigo de Jesús, lo acompañó a todas partes, presenció sus grandes milagros, atesoró sus extraordinarias enseñanzas y lo vio rodeado con la majestad divina en el monte de la transfiguración.
El estaba seguro que era amigo de Jesús porque hacía lo que él le mandaba, pero su confianza estaba en sí mismo y no en su Señor.
Delante de los otros discípulos, Pedro aseguró: “Señor, dispuesto estoy a ir contigo no solo a la cárcel, sino también a la muerte” (Luc. 22:33). Su afirmación fue totalmente sincera, pues Pedro jamás imaginó que negaría a su amado Maestro. Pero lo hizo. No se conocía a sí mismo totalmente y negó tres veces al Amigo que se estaba entregando por él.
Hoy es posible volver a cometer el error de Pedro, porque el enemigo de las almas no quiere que seamos amigos de Jesús. A él le importa que seamos amigos solo de palabra, pero no de hechos. Jesús nos dijo: “Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando”, y el enemigo dice: “Ustedes dicen que son sus amigos, pero hacen los que les venga en gana”. Sin quererlo, eso fue  que vivió Pedro. Dijo ser amigo de Jesús, pero en el momento de la prueba falló.
Tú también corres el riesgo de caer como Pedro si no pones tu confianza en Jesús. Puedes hacer firmes promesas de leer la Biblia todos los días, pero el enemigo pondrá mil excusas en tu mente para que falles; puedes proponerte orar tres veces al día, pero Satanás te mostrará que no es tan importante orar tantas veces; puedes asegurarle a Dios que dejarás de decir malas palabras, pero” al estar con tus amigos volverás a decirlas como antes; puedes razonar que no volverás a mirar pornografía, pero cuando menos te lo esperes estarás otra vez con páginas obscenas delante de tus ojos.
Entonces, ¿qué podemos hacer? ¿Cómo se puede ser amigo de Jesús si es tan difícil hacer lo que él pide? Para lograrlo debes hacer lo mismo que Pedro, que dejó de tener confianza en sí mismo para confiar en Jesús. Al final de sus días, cumplió la promesa de morir por su Amigo, ya que como mártir cristiano lo crucificaron cabeza abajo. La clave está en unir el esfuerzo humano con el poder divino.


Visita nuestra sección de Descargas, obtendrás muchos
materiales totalmente gratuitos.

¿Por qué no confías?

Un joven muchacho estaba a punto de graduarse de preparatoria, hacia muchos meses que admiraba un hermoso auto deportivo en una agencia de autos, sabiendo que su padre podría comprárselo le dijo que ese auto era todo lo que quería. Conforme se acercaba el día de Graduación, el joven esperaba por ver alguna señal de que su padre hubiese comprado el auto. Finalmente, en la mañana del día de Graduación, su padre le llamó a que fuera a su privado. Le dijo lo orgulloso que se sentía de tener un hijo tan bueno y lo mucho que lo amaba. El padre tenia en sus manos una hermosa caja de regalo.
Curioso y de algún modo decepcionado, el joven abrió la caja y lo que encontró fue una hermosa Biblia de cubiertas de piel y con su nombre escrito con letras de oro. Enojado le grito a su padre diciendo: "con todo el dinero que tienes, y lo único que me das es esta Biblia" y salió de la casa.
Pasaron muchos años y el joven se convirtió en un exitoso hombre de negocios. Tenia una hermosa casa y una bonita familia, pero cuando supo que su padre que ya era anciano estaba muy enfermo, pensó en visitarlo. No lo había vuelto a ver desde el día de su Graduación. Antes que pudiera partir para verlo, recibió un telegrama donde decía que su padre había muerto, y le había heredado todas sus posesiones, por lo cual necesitaba urgentemente ir a la casa de su padre para arreglar todos los tramites de inmediato.
Cuando llego a la casa de su padre, una tristeza y arrepentimiento llenó su corazón de pronto. Empezó a ver todos los documentos importantes que su padre tenia y encontró la Biblia que en aquella ocasión su padre le había dado. Con lagrimas, la abrió y empezó a hojear sus paginas. Su padre cuidadosamente había subrayado un verso en Mateo 7:11 "Y si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, cuanto más nuestro Padre Celestial dará a sus hijos aquello que le pidan"
Mientras leía esas palabras, unas llaves de auto cayeron de la Biblia. Tenían una tarjeta de la agencia de autos donde había visto ese auto deportivo que había deseado tanto. En la tarjeta estaba la fecha del día de su graduación y las palabras: TOTALMENTE PAGADO.
¿Cuantas veces hemos rechazado y perdido las Bendiciones de Dios porque no vienen envueltas en paquetes hermosos, como nosotros esperamos y por no abrir su palabra, la Biblia?
Visita nuestra sección de Descargas, obtendrás muchos
materiales totalmente gratuitos.

Camina conmigo


“Cómo empezamos no determina a dónde llegamos”
Decidimos  iniciar una vida juntos. Nos encontramos,  fueron dos miradas las que se cruzaron, dos mentes que empezaron a volar y  a crear fantasías; así fue como nació el deseo de estar juntos.
Fuimos dos los que nos enamoramos. Un primer beso en donde se conjugaron  los labios de dos personas y un solo abrazo que fundió a dos cuerpos en uno. Uno propuso y otro aceptó: Somos pareja.  Ahora ya no caminamos  distanciados; nuestras manos se entrelazan mientras recorremos trayectos como si estuviésemos  separados del suelo.
El tiempo de cada uno se dispone para crear  un espacio de  dos. En ocasiones yo dispongo y tu solo aceptas; otras veces yo me dejo llevar. Me gustan las artes, te enseño a apreciarlas. Te acompaño en tus  deportes y te doy ánimo cuando entrenas.
Escucho de tu trabajo, de tu mundo laboral y me doy cuenta que  aún  sin  haberla vista, llego a sentir que conozco tu oficina, imagino el escritorio y a tu vecino más cercano. Tu ya me das ideas para mi nuevo proyecto, aportas nuevos caminos, otros proyectos y  te arriesgas a llevarme donde yo aún me resisto a llegar por mi  necesidad de control. Entonces compartimos mi capacidad de organizar y estructurar con tu visión e ímpetu  para ver nuevas oportunidades y arriesgarse a tomarlas.

Mi familia pregunta por ti. Tu familia  ya me quiere conocer. Finalmente, los sorteamos; navidad con unos, año nuevo con otros, cumpleaños compartidos pero siempre con escapadas de  dos. La exclusividad no está en la mesa de negocios. Están tus amigos, yo traigo los míos y  vienen los nuevos, los que vamos conociendo en nuestro camino. Nos aseguramos  que nunca nos falten  los momentos para crear recuerdos con las personas que nos ven  crecer como pareja  y que aportan una dosis de felicidad a lo que vivimos.
Llegaron algunos conflictos. Dos pensamientos que se oponen, dos voluntades que luchan por una primacía. Prevalece la democracia;  los dos ganamos y los dos perdemos; en algo negociamos y llegamos a un punto medio.  A veces yo he cedido; otras veces tú  evades; cuando  el conflicto lo permite no pasa de un simple malentendido.
¿En qué termina la historia? …
Posibilidad # 1
Se nos olvidó que éramos dos y tratamos de ser uno solo, por lo que uno decidió anularse, para que prevaleciera el pensamiento del otro; aún y cuando en ocasiones  no compartimos lo que sentimos.
Se perdió la posibilidad de elegir, de tomar decisiones,  ahora  solo uno  cree que debe de tomarlas, asumiendo también sobre sus espaldas un peso insostenible. Perdí la posibilidad de  llevar mis tiempos, de practicar mis intereses; ahora debo contar con la aprobación de otro que me permita  ser.
Debo dar explicaciones en lugar de expresar mi posición. Las familias entraron en disputas y quedamos en medio. Tuve que aceptar lo que no me gusta, o hay peligro de que  se pierda el contacto con una de las familias… Mi mamá o mi suegro tienen voz y voto en los conflictos de a dos.
Dejé de ser parte de tu grupo de amigos y perdí mi grupo de amigas. Ahora los temas de compartir se dividieron y se limitaron. El enojo hizo que dejáramos de besarnos y de abrazarnos. Aunque aparentamos ser uno; en realidad somos  dos personas muy distantes. Estamos más cerca del enojo y del resentimiento, nos separan los silencios.
Finalmente, llegamos a un punto en el que cuando nuestras miradas se cruzan, nuestros deseos se distancian.
Posibilidad # 2
Aunque somos pareja, promovemos la relación basada en el respeto por los intereses comunes, sin perder de vista  la individualidad. Como persona no me perdí en mi pareja,  ni en mi relación.
Decidimos tener: lo suyo y  lo mío; trabajando en   construir y compartir lo de los dos. Propiciamos las decisiones en conjunto y  tomamos en consideración la opinión del otro antes de  manifestar una postura.
Hay lugar para los desacuerdos, porque de estos se logra sacar experiencia; nos permiten conocernos más y  nos permiten validar la posición del otro; aún y cuando no se comparta. Nos seguimos encontrando en la mirada, tus ojos reflejan que en ti puedo ver manifiesto lo mejor de mi; pero sé que lo mejor está en mi.
Mi familia es más extensa; son dos  familias en una, pero siguen siendo una  parte de  nuestra vida en común. Los acuerdos y desacuerdos  se mantienen bajo un código de confidencialidad. Cuando ocupamos ayuda, buscamos a una persona ajena a los dos,  a la que preferiblemente tengamos que pagarle honorarios profesionales;  y porqué no, asegurar la confidencialidad.
Beso de buenos días, antes de irnos a nuestras actividades, más besos por mensajes de texto y en skype; beso cuando nos encontramos luego de un día de trabajo y por supuesto antes de acostarnos… Los besos y los abrazos son dosis diarias de afecto, alimentan la relación y mantienen  la temperatura del deseo.
Tener pareja, estar casados me ha mejorado como ser humano. Ahora me veo a mi misma con otra persona y comprendo que  cuidándome y asumiéndome responsablemente estoy asegurando que mi pareja también salga beneficiado. Abogo por una relación de dos sin sacrificios y renuncias imperdonables.  Ahnelo  un futuro con una pareja  que me continúe resultando atractivo, interesante; que a la vez me genere el impulso de  propiciar este mismo sentimiento en él; que yo le sea  atractiva intelectualmente.
Renuncio a los estereotipos sociales  que me tratan de colocar en una posición de desventaja y que lo obligan a él a ser siempre el fuerte y tener que estar rescatándome…
Elegimos una ruta para Caminar Juntos; nuestro equipaje: amor, humor, escucha, empatía, autocuidado, Yo y El….  El destino: … por definir ¡!!!
 MPs. Tatiana Carrillo Gamboa.
Psicóloga Clínica, Psicopedagoga – Docente
San José, Costa Rica.
www.facebook.com/PsicoAyudaCR



Visita nuestra sección de Descargas, obtendrás muchos
materiales totalmente gratuitos.

Revelaciones del Apocalipsis, Tema 1. Pasto Alejandro Bullon.