BIENVENID@S AL CHAT DE "FULL ADVENTISTAS RADIO"

Chat Adventista Full Adventistas: Reglas - No insultos, No mayúsculas, No Link, No emails. Consultas a los que estan de color blanco o color dorado.

Crea tu sala! Visitanos!

ESCRIBE TUS AGRADECIMIENTOS O PEDIDOS DE ORACIÓN

Cristo y el Sabado

Cuando Jesús desarrolló su ministerio el sábado ocupaba un lugar privilegiado en la vivencia espiritual de Israel. No había ninguna otra institución en las demás religiones de su entorno que tuviera una relevancia
semejante en la vida privada y publica de la comunidad. A diferencia de las mitologías paganas, que justifican de diversos modos la elección de un lugar santo un monte, un bosque, una fuente... para erigir un santuario, lo primero que las Escrituras de Israel designan con el apelativo de «santo» no es una montaña, ni un templo, ni un altar, ni un objeto existente en el espacio. La primera vez que la palabra «santo» aparece en la Biblia es para designar un día: «Bendijo Dios el séptimo día y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación» (Gén. 2: 3). Un día es también lo único que el Decálogo prescribe santificar: «Acuérdate del sábado  para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, pero el
séptimo día es de reposo para Jehová, tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, 11 porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el sábado y lo santificó» (Éxo. 20: 8). 

La ley en el sermón del monte

Una gran multitud, ansiosa de escuchar a Jesús, cubre la ladera de la colina. De toda Judea han acudido a él, unos para ver hasta dónde es capaz de llegar con sus novedades, otros para oír sus palabras de vida. El joven maestro se sienta, rodeado de sus discípulos, y se prepara para pro-nunciar el primer sermón registrado por el evangelista Mateo. Hay un momen-to de expectación mientras el silencio se va imponiendo entre el variopinto auditorio. ¿De qué va a hablarles?
Su primera palabra es: «Felices...». ¿Va a hablar de felicidad, a un pueblo oprimido, a una multitud en la que abundan los hambrientos y los enfermos...? ¿Va a hablar de felicidad, a una multitud en la que no faltan quienes lloran, quienes sufren víctimas de la injusticia...? Hay quienes se sorprenden de que Jesús, el mayor predicador de la gracia, empiece su ministerio con un sermón sobre la felicidad... en el que no deja de referirse a la ley y a la justicia. ¿Por qué sorprenderse? ¿Por qué empezaría Jesús con otras enseñanzas dirigiéndose a un auditorio como el suyo? ¿Cómo no hablar de felicidad a quienes apenas la conocen? ¿Y cómo hacer sentir la necesidad de la gracia si primero no se tiene conciencia de las profundas exigencias de una ley que tan fácilmente transgre-dimos?

El perdon es gratuito pero no barato

El perdón es gratuito, pero no es barato

Esa mañana discutíamos acerca de calificaciones con los alumnos de una de mis clases universitarias. Les pregunté:
- ¿No preferiríais ustedes que todos los alumnos de la clase obtuvieran una calificación de “A” sin tomar en cuenta el grado de empeño que le pongan a su trabajo? ¿O preferirían recibir una «A» únicamente cuando se hayan esforzado mucho por lograrla?
- Bueno, preferiríamos trabajar fuerte por nuestras calificaciones me contestaron píamente.
¡No les creí! Cada vez que les anunciaba un examenhabía escuchado sus quejas y reclamos habituales. Estaba acostumbrado a oír sus excusas por no haber terminado un trabajo a tiempo. Había tenido paciencia con algunos que siempre estaban dispuestos a alegar el día entero para conseguir un punto extra. Les dije:
- ¡Vamos muchachos! ¡Sólo están tratando de impresionarme! Sean honestos. ¡Por esta Respuesta no les voy a dar ninguna calificación! ¿No preferirían que su promedio de notas fuera más elevado? ¿Por qué no habría de ser una buena noticia para ustedes si cada miembro de esta clase tuviera garantizada una calificación máxima?
- Tal vez no aprenderíamos mucho -observaron-. No retendríamos tanto. No podríamos apreciar una calificación por la cual no hubiéramos trabajado.
¡Y no pude hacerlos alterar su posición!
¿Está usted de acuerdo con esos estudiantes? ¿Qué cosa es de más valor para usted, la que recibe como regalo, o aquella por la cual ha tenido que trabajar?

El hombre que cayo en el pozo

"Un hombre cayó en un hoyo" es una parábola moderna que muestra la historia de un hombre que no podía salir de un hoyo donde cayó.

Varios visitantes pasaron y le indicaron diferentes formas para salir, uno le decía que meditara y alcanzaría el "nirvana". Otro le decía que todo era una ilusión, ni él, ni el hoyo existan. Otro hombre le dijo que debía hacer buenas obras y mejorar su karma para reencarnar en algo magnifico. Otro hombre le dijo que orara cinco veces al día y tal vez algún día saldría libre. El hombre hacia todo esto pero no pudo salir del hoyo.

Arreglen sus problemas


prom-enojo01

Arreglen sus problemas antes de irse a la cama.
De esa manera se levantarán sonriendo. Pueden aplazar el enojo al sustituirlo con entendimiento. Si se enojan, no pequen. No dejen que el sol se ponga estando aún enojados.
Efesios 4:26
Marabel Morgan nos da estos consejos refrescantes antes de terminar el día:
1. Controle sus lágrimas. Cuando estoy enojada con Charlie, le advierto por adelantado al decirle: Me voy a poner a llorar. Espera un minuto.
A veces subo a mi habitación, lloro y me compadezco de mí misma. Después que me calmo y recupero la compostura, regreso para continuar con la conversación. Trato de no enfurruñarme, ni rezongar, ni rechazar las relaciones sexuales como castigo.
He descubierto que mejor es decir lo que tengo que decir y luego PERDONAR y OLVIDAR.
2. Planee la hora y la atmósfera adecuadas. Antes de hablar, piense en el problema y póngalo en su justa perspectiva.
3. Dígale con amabilidad lo que está en su corazón. La Biblia nos aconseja que hablemos de verdad en amor… Exprese sus emociones con palabras de modo que él sepa lo que sucede en su interior. Su propósito principal debiera ser lograr que se comprendan sus sentimientos y no exigir un cambio.


Visita nuestra sección de Descargas, obtendrás muchos
materiales totalmente gratuitos.

Habilidades para resolver problema

¿Cómo resuelve los problemas en su trabajo?  Este breve cuestionario le ayudará a evaluar (y mejorar) su habilidad para resolver problemas.  Las respuestas parecen simples, pero piense con cuidado antes de responder.
1. ¿Cómo pone una jirafa dentro de un refrigerador?
2. ¿Cómo pone un elefante dentro de un refrigerador?
3. El rey león organiza una conferencia de animales y un animal no va. ¿Cuál?
4. Va a un río que es conocido por ser habitado por muchos cocodrilos. ¿Cómo lo atraviesa?

Revelaciones del Apocalipsis, Tema 1. Pasto Alejandro Bullon.